Cyberbullying

¿Qué es el cyberbullying?

El cyberbullying es el acoso de manera reiterada e intencional que lleva a cabo una persona o grupo de personas a otra a través de Internet, aplicaciones o servicios de mensajería instantánea.

Hoy en día la tecnología forma parte de la vida de los niños desde que nacen. Le ayuda a aprender, a jugar, a interactuar con otros niños y a comunicarse de diferentes maneras. Cada vez es más habitual que los más pequeños sean poseedores de tablets, móviles u otros dispositivos, lo que abre la puerta a herramientas y aplicaciones que deben aprender a manejar de forma responsable.

El acoso a través de aplicaciones móviles, Internet o redes sociales, conocido como ciber acoso o cyberbullying cada año aumenta el número de casos. Según un reciente estudio sobre el acoso escolar y cyberbullying de la Fundación ANAR y la Fundación Mutua Madrileña señala que el cyberbullying representa el 24,7% del acoso escolar y el teléfono móvil es el dispositivo más empleado con un 92,6%.

El anonimato, la sensación de impunidad, de poder y la falta de empatía que conlleva no ver la reacción directa de la persona que está siendo acosada, hace que se perpetúe este tipo de acoso. Por su parte, este anonimato es el que hace que la víctima tenga la sensación de no poder hacer nada para pararlo, ya que hace que sea más complicado detectar al agresor. Este tipo de acoso se extiende a un mayor número de espectadores, por lo que la sensación de desasosiego y acoso en la víctima es mayor y hace que sea más difícil de controlar.

El 75% de los jóvenes que sufre cyberbullying no lo cuenta, según la Fundación Anar.

El cyberbullying es un problema que debe abordarse en la escuela y en las familias, y es responsabilidad de todos prevenirlo y pararlo. La concienciación y la enseñanza del buen uso de las redes sociales, apps y servicios de mensajería instantánea desde el principio, puede impedir que se haga un mal uso de éstas.

Según Javier Pérez, presidente de la asociación No Al Acoso Escolar (NACE), es necesaria “una alfabetización emocional y, sobre todo, digital, porque el acoso o el ciberacoso es un problema colectivo”.

Soy víctima de cyberbullying, ¿qué puedo hacer?

El 75% de los jóvenes que sufre cyberbullying no lo cuenta, según la Fundación Anar.

El anonimato, la sensación de impunidad, de poder y la falta de empatía que conlleva no ver la reacción directa de la persona que está siendo acosada, hace que se perpetúe este tipo de acoso.

Si eres víctima de insultos, vejaciones, intimidaciones, amenazas o chantajes reiterados a través de dispositivos móviles o de Internet, sigue estos pasos:

  1. Cuéntalo. Pide ayuda a tus padres, hermanos mayores o a tus profesores. Si continuas en silencio, tanto tú como otros, seguiréis recibiendo ciber acoso.
  2. No respondas. No contestes a las provocaciones, comentarios hirientes o insultos. No va a solucionar el problema e incluso puede provocarles más, puesto que lo que buscan es que reacciones. Adviérteles de que tomarás medidas legales y bloquéales.
  3. Guarda las pruebas. Haz capturas de pantalla de todos los mensaje, insultos, imágenes, publicaciones en redes sociales, amenazas y todo lo que recibas por parte de los acosadores. De este modo tendrás pruebas para denunciarles si el acoso continúa.
  4. Evita dar información personal y revisa la privacidad de tus cuentas en redes sociales. Toda la información de tus redes sociales que pueda ver cualquier persona ajena a tu círculo más cercano puede ser utilizada para intimidarte. Intenta no aceptar como amigo a personas que no conozcas.
  5. Cambia tus contraseñas periódicamente y nunca se las des a nadie.
  6. Si el acoso continua, cuéntaselo a tus padres o a tus profesores y pon una denuncia.

Si eres víctima de insultos, vejaciones, intimidaciones, amenazas o chantajes reiterados a través de dispositivos móviles o de Internet, sigue estos pasos:

  1. Cuéntalo. Pide ayuda a tus padres, hermanos mayores o a tus profesores. Si continuas en silencio, tanto tú como otros, seguiréis recibiendo ciber acoso.
  2. No respondas. No contestes a las provocaciones, comentarios hirientes o insultos. No va a solucionar el problema e incluso puede provocarles más, puesto que lo que buscan es que reacciones. Adviérteles de que tomarás medidas legales y bloquéales.
  3. Guarda las pruebas. Haz capturas de pantalla de todos los mensaje, insultos, imágenes, publicaciones en redes sociales, amenazas y todo lo que recibas por parte de los acosadores. De este modo tendrás pruebas para denunciarles si el acoso continúa.
  4. Evita dar información personal y revisa la privacidad de tus cuentas en redes sociales. Toda la información de tus redes sociales que pueda ver cualquier persona ajena a tu círculo más cercano puede ser utilizada para intimidarte. Intenta no aceptar como amigo a personas que no conozcas.
  5. Cambia tus contraseñas periódicamente y nunca se las des a nadie.
  6. Si el acoso continua, cuéntaselo a tus padres o a tus profesores y pon una denuncia.

El 75% de los jóvenes que sufre cyberbullying no lo cuenta, según la Fundación Anar.

El anonimato, la sensación de impunidad, de poder y la falta de empatía que conlleva no ver la reacción directa de la persona que está siendo acosada, hace que se perpetúe este tipo de acoso.

¿Qué puedo hacer si creo que mi hijo está sufriendo cyberbullying?

Puede que el comportamiento de tu hijo/hija haya cambiado en los últimos meses, se muestre más reacio a ir al centro de estudio, esté más triste o tenga cambios de humor, etc. Si tienes sospechas de que tu hijo/hija puede ser víctima de cyberbullying, lo primero que debes hacer es tratar de mantener una conversación a solas con él/ella. Intenta que esta conversación sea en un ambiente relajado y se sienta seguro. A menudo el cyberbullying se produce simultáneamente con el bullying físico, por lo que es importante que estés atento a las diferentes señales.

Si no te cuenta qué ocurre, hazle saber que estás ahí para cuando necesite hablar. Intenta hablar con los profesores de lo que te preocupa o trata de preguntarle de manera discreta a alguno de sus amigos cercanos si ha notado algo raro. Para ellos no es fácil contar la situación, por lo que se paciente y obsérvale.

Si te cuenta que está siendo víctima de cyberbullying, mantén la calma y hazle saber que no tiene culpa de lo que le ocurre. Deja que te cuente lo que le está pasando y haz que se sienta apoyado. Habla con el profesorado del colegio y pon una denuncia si es necesario.